En nuestra aventura por el Norte Argentino, pasamos unos días en la Cuidad de Salta; nos habían contado en Tilcara, que cerca de esta ciudad podíamos visitar un pueblo rodeado de viñedos llamado: Cafayate.  Somos amantes del vino, así que aprovechamos nuestra estancia para conocer este paraje.

Vista general Quebrada de las Conchas

Vista general Quebrada de las Conchas

Cuando partimos a nuestro viaje, no habíamos contemplado este sitio; por tanto, no teníamos idea del recorrido; hasta ese momento pensábamos que habíamos visto todo tipo de paisajes extraordinarios. Pero la Quebrada de las Conchas nos cautivo con sus geoformas únicas.

Quebrada de las Conchas

Quebrada de las Conchas

¿Cómo visitar Cafayate?

Al llegar a Salta, decidimos quedarnos en la zona del Centro Histórico cerca de la Plaza 9 de julio. Este sitio esta rodeado de restaurantes y bares, a los que se puede llegar fácilmente caminando.

Calle Caseros - Cuidad de Salta

Calle Caseros – Cuidad de Salta

Esa tarde decidimos caminar y buscar una agencia para hacer el tour.  Alrededor del parque y en la Calle Caseros (cerca a la Iglesia de San Francisco), existen una gran cantidad de agencias que ofrecen el tour; buscamos la que mejor se adaptaba a nuestro presupuesto y contratamos para el día siguiente. Después decidimos ir a cenar al Restaurante Doña Salta, uno de los sitios recomendados en esta ciudad.

 

Los parajes del Camino a Cafayate

Partimos muy temprano hacia Cafayate junto con otra pareja que tomo el mismo tour. Al inicio no había mucho cambio en el panorama.

Quebrada de las Conchas

vista a la Quebrada de las Conchas

Al adentrarnos en la Quebrada de las Conchas, fue apareciendo frente a nosotros, una geología impresionante.  Formas increíbles que nos contaban un pasado geológico muy rico e interesante. Estábamos maravillados con cada Geoforma;  los colores de sus estratos vistos y los múltiples arcos de los anticlinales y sinclinales que pertenecen al lugar.

Parajes de la Quebrada de las Conchas

Parajes de la Quebrada de las Conchas

Logramos apreciar en la primera parada un sinclinal, según investigamos luego, el sinclinal de las ranas fósiles; con estratos de diversos colores intercalados de roca sedimentaria y algunos basaltos resultantes de la actividad volcánica del lugar.

Sinclinal de las ranas fósiles

Sinclinal de las ranas fósiles

La Garganta del Diablo, un majestuoso monumento formado por una secuencia de estratos.  Según indican se necesito unos 90 millones de año para formarse, su forma se la debe al paso del agua por los poros y grietas; su piso no se desgasto porque esta formada por una roca muy dura de unos 500 millones de años. Otro sitio visitado,  fue el anfiteatro natural, con una gran acústica comprobada por un artista que había en el sitio.

Garganta del Diablo

Garganta del Diablo

Al lo largo del recorrido; hay una gran cantidad de geoformas singulares como: los castillos, El Sapo, Las Ventanas, El Obelisco, entre otros. Cada una con una historia, donde el viento y el agua, se han encargado de esculpirlas para nuestro deleite.

Geoforma El Sapo

Geoforma El Sapo

La quebrada nos muestra una historia de millones de años, con sedimentos marinos y lacustres; incluso evidencia de un rift (separación de placas tectonicas) del periodo Cretácico hace unos 130 y 75 millones de años.

 

Camino a Cafayate - Ruta 68

Camino a Cafayate – Ruta 68

 

Al final de la Ruta 68 aparece frente a nosotros los primeros viñedos, que nos anuncian la llegada a Cafayate.

 

¿Qué hacer en Cafayate?

 

Cafayate es un pueblo muy pintoresco rodeado de viñedos; llegamos casi a medio día, por lo que lo primero que hicimos fue buscar un restaurante para almorzar. Alrededor de la plaza habían muchos de donde escoger. Almorzamos y nos dispusimos a conocer un poco el lugar; existe un museo del Vino, muy interactivo e interesante; luego de visitarlo nos regresamos a la plaza, nuestro tour era solo de un día.

 

Restaurante en Cafayate

Restaurante en Cafayate

Uno de los atractivos del lugar, es su famoso helado de vino, recomendado!!! Visitamos la Heladería Miranda y probamos el helado de Torrontés y Cabernet Sauvignon… Una delicia.

Helado de vino - Helados Miranda

Helado de vino – Helados Miranda

Para finalizar nuestra estancia, visitamos la Bodega Vasija Secreta, donde degustamos algunos de sus vinos.

Viñedo Vasija Secreta

Viñedo Vasija Secreta

En el Camino de vuelta, realizamos otras paradas en la quebrada, para terminar de maravillarnos con el paisaje. Dando fin a un viaje donde aprendimos y disfrutamos de la geología y el vino.

Las ventanas- Quebrada de las Conchas

Las ventanas- Quebrada de las Conchas

 

La Yesera

La Yesera

Porque Aprender es divertido!!! una vez más lo constatamos al  igual que nuestro recorrido por la Quebrada de Humahuaca.

 

Deja un comentario